Portfolio | 13, Rue de la Historia
272
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-272,qode-social-login-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

History House

13, Rue de la Historia es una ilustración inspirada en las famosas historietas de Francisco Ibáñez. Piso a piso, vamos subiendo las etapas de la historia del arte adentrándonos en su arquitectura, pinturas y esculturas.

Renacimiento y Barroco

Después de la Edad Media, durante el Renacimiento, tuvo lugar en la Europa Occidental un amplio movimiento cultural. Renacen ciertos elementos de la cultura clásica griega y romana, y se produce una vuelta a los valores de la cultura grecolatina tras siglos de predominio de un tipo de mentalidad más rígida propia del medievo.

El Barroco surgió a principios del siglo XVII, volviéndose el arte más refinado y ornamentado. Predomina el gusto por lo realista, la distorsión de las formas, con efectos forzados y violentos, así como fuertes contrastes de luces y sombras.

Roma, Románico y Gótico

El arte romano se desarrolló durante el esplendor del Imperio romano, extendiéndose al mismo tiempo que sus conquistas. Estuvo muy influenciado por el arte griego debido a las sucesivas invasiones territoriales.

El arte románico surge como consecuencia de la renovación espiritual inspirando la construcción de un gran número de iglesias y de edificios religiosos. Fue un arte que reflejaba los valores de la nueva sociedad feudal, a la vez guerrera y cristiana.

El arte gótico se desarrolló en la Europa occidental durante los últimos siglos de la Edad Media. Comenzaba una época de resurgimiento de las ciudades. El gótico eleva prodigiosas catedrales llenas de luz y de gran altura. Y aunque sigue siendo un arte predominantemente religioso, la pintura y la escultura se liberaron de su subordinación al soporte arquitectónico. Destaca el descubrimiento de la pintura al óleo, que permitiría obtener muchos más detalles y realismo.

Egipto y Grecia

En el arte egipcio predomina la monumentalidad, con construcciones colosales de piedra. La temática artística era muy variada, resaltando la religión. Las figuras seguían un criterio jerárquico en su representación y se realizaban de perfil, a excepción del tronco y el ojo, que siempre quedan de frente.

El arte griego marca un referente para la civilización occidental que perdurará hasta nuestros días. Los modelos griegos serán cánones de belleza imitados a lo largo de la historia. La arquitectura se caracterizó por sus elegantes columnas de piedra y sus esculpidos frontones de piedra. Mientras que la escultura griega lograría alcanzar el ideal de belleza artística.